comparativa de los aguijones de una abeja y una avispa diferenciando que el de la abeja es aserrado hacia atrás para impedir su fácil salida

http://unmundonaturaloculto.blogspot.com/2014/12/como-diferenciar-una-abeja-de-una-avispa.html

QUE SE ESCONDE TRAS LA URTICANTE PONZOÑA DE LA ABEJA, QUE A LA CIENCIA DEJA PERPLEJA. ?


La forma de sierra de su aguijon le impide que se libere de su victima después de picarle. Lo que le produce una muerte horrible debido a la pérdida de su tejido corporal; a diferencia la  abeja reina.

https://hablemosdeinsectos.com/el-aguijon-de-la-abeja-o-de-la-avispa/

No hace falta explicar que el aguijón y el veneno de la abeja constituyen una defensa de esa unidad funcional que es la colmena; y que son altamente eficientes para esa función. El aguijón –por su especial estructura nerviosa- sigue en movimiento tras ser desprendido a posteriori de la picadura, y se puede ver a la bolsa de veneno latiendo y bombeando el mismo hacia la víctima. A su vez, la punta de este aguijón cuenta con dos estructuras independientes que se deslizan paralelas. Estas estructuras tienen una punta semejante a los anzuelos para pesca. Por ello, un aguijón clavado, deslizará una estructura hasta el tope, luego la otra y así sucesivamente, con lo que en cada paso penetra más, y la bolsa de veneno continúa bombeando el mismo. Lo más práctico en este caso –para la víctima- es retirar el aguijón con el borde de la uña, cuidando de no exprimir la bolsa de veneno.-

Para muchos pequeños animales este veneno es mortal, incluso para las mismas abejas, ya que para ellas “intruso” es todo aquel que no pertenece a su colmena. Para otros animales mayores, caso ser humano, a nivel tóxico, una picadura es intrascendente (sólo molesta), pero el aumento de dosis (muchas picaduras) puede ser mortal. Se escucha mucho sobre la cantidad de picaduras que una persona puede recibir o cuantas abejas son comparables a una víbora. Esto es para charla de café, ya que con las víboras tienen poco que ver; y en cuanto a la dosis capaz de matar a un ser humano, es variable de acuerdo a la sensibilidad de quien recibe las picaduras, al tamaño de la persona, al tipo de abeja, etc. Es sabido que hay diferencias en la cantidad de veneno de acuerdo a la raza de abejas.-

El efecto tóxico inmediato que puede sobrevenir –de acuerdo a la cantidad de picaduras- es baja de la presión arterial, entrar en shock y posterior muerte; siempre hablando de ausencia de tratamiento. Si la sensibilidad de la persona supera esta etapa, la mellitina presente en el veneno de abejas destruye los glóbulos rojos y el efecto anticoagulante puede causar una hemorragia vascular diseminada, a más de que se “tapan” los riñones por la destrucción de glóbulos rojos.-

En casos de ataques de abejas africanas, a las víctimas nunca se les han retirado menos de 300 aguijones, con un promedio de 500; y mientras algunos no lo soportaron, otros no tuvieron grandes inconvenientes. De cualquier manera, la moraleja es que hay que tratar de no ser picado; y si esto ocurre al por mayor, es imprescindible el tratamiento médico inmediato.-

El caso al alérgico al veneno de abejas es totalmente distinto, ya que la reacción es desproporcionada al impulso (cantidad de picaduras), y aquí se impone el tratamiento médico urgente, pudiendo salvar la vida una inyección de algún corticoide, como el decadron. Por lógica, el alérgico debería abstenerse de trabajar con abejas, y de consumir productos de la colmena, los que vimos que en mayor o menor medida están contaminados con veneno.-

La compleja constitución química del veneno produce en el organismo varias reacciones por las sustancias que penetran, y a la vez por las que son liberadas en forma normal y por cuestión de funcionamiento. Por ejemplo, la histamina,

responsable de los procesos de inflamación y alergia. Ella produce la clásica tetrada de dolor, calor, rubor y tumefacción. También se libera la bradiquinina, responsable del dolor, y el ácido araquidónico, que colabora en los procesos anteriores. Resumiendo, la picadura de abejas produce inflamación, dolor, estimulación del sistema inmunitario y puede producir reacciones de hipersensibilidad (alergia)

– La estimulación del sistema inmunitario,

se creía que era mediante el cortisol plasmático (corticoide natural producido por las glándulas suprarrenales) que aumentaba su nivel circulante ante las picaduras. Hoy se sabe que el proceso es bastante más amplio; aunque sin descartar este mecanismo lógico. El ciclo del cortisol en sangre es complejo, pero ha sido sumamente estudiado. Al mismo se lo denomina ciclo circadiano del cortisol y tiene mucho que ver con nuestro funcionamiento. Se sabe que los niveles de cortisol son mayores a las 8 de la mañana (preparados para enfrentar el día), luego va disminuyendo para llegar al mínimo a las dos de la madrugada (hora en que se dan la mayor cantidad de nacimientos y de infartos).-

Se mencionó que el veneno de abejas tienen una composición química compleja y a la vez, no del todo conocida. En ella intervienen carbohidratos (azúcares), lípidos (grasas), aminoácidos, péptidos, proteínas y enzimas, a más de minerales. Se han identificado diversos componentes tales como, enzimas: Fosfolipasa A2 y B, Hialuronidasa, Fosfomonoesterasa ácida, a-D-glucosidasa, lisofosfolipasa, etc. Siendo – por ejemplo- la hialuronidasa la enzima que “abre” los tejidos, permitiendo al veneno penetrar más.-

Las Fosfolipasa (A2 y B) por su acción tienen un interesante futuro en la participación de la lucha contra el cancer. Cosa que se encuentra en investigación en algunos países en la actualidad. Ambas enzimas tienen por función destruir los fosfolípidos de la membrana celular. Cuando la membrana de la célula es destruida, ésta muere. Ahora bien, las células normales del organismo tienen una contraenzima que las defiende de esta acción. La célula cancerosa (o anormal) no tiene estas defensas, por lo cual el veneno de abejas podría destruir selectivamente las células cancerosas sin afectar para nada a las normales. Esto es lo que se espera del medicamento ideal, hasta ahora no conseguido. Falta hacer viable la llegada de estas enzimas a la zona afectada, ya que la sangre las destruye rápidamente.

Polipéptidos del veneno: Mellitina, Mellitina F, Apamina, Péptido 401, Secapina, Tertiapina, Inhibidor de la proteasa, Procamina A y B, etc. La mellitina –según la dosis- es la causante de la acción destructora de los glóbulos rojos de la sangre. Normalmente estimula la circulación y es ligeramente antibacteriana y antifúngica.

La apamina puede intoxicar el sistema nervioso.

Normalmente es un estimulante de la circulación, e incrementa algo la permeabilidad de los vasos sanguíneos, colaborando en la inflamación (edemas) y permitiendo la llegada de los glóbulos blancos a la zona afectada, efecto éste similar al del Péptido 401.-

Componentes orgánicos de bajo peso molecular: Histamina, Dopamina, Noradrenalina, etc.-

Esta compleja composición pudiera hacer pensar en base a las aminas vasoactivas (Dopamina y Noradrenalina) que debería aumentar la presión arterial del individuo picado. Esto en teoría es cierto, pero en la práctica se imponen las sustancias que aumentan la permeabilidad de los vasos, permitiendo que salga el líquido de la sangre; o substancias como la Histamina que son dilatadoras de los vasos sanguíneos y el efecto real es que la presión arterial baja; y si las picaduras son muchas (de acuerdo a la sensibilidad del individuo), baja demasiado.

¿Qué utilidad tiene en apiterapia el veneno de abejas?.

Sus usos son varios y su eficacia impresionante. Empíricamente se usó desde hace muchos (miles) de años para tratar dolores e inflamaciones de cualquier origen, pero sobre todo de huesos. Se optaba por hacer picar a las abejas en la zona afectada.-

Hoy, la investigación científica ratifica aquellos hechos del saber popular y se verán a continuación.

Antes de ello hay algo de suma importancia, que el lector observador lo habrá notado en párrafos anteriores. La complejidad del veneno de abejas, y la cantidad de elementos activos que contiene lo pueden hacer volver peligroso en manos no idóneas. Por ello, tanto la indicación como la dosificación del veneno de abejas, quedará exclusivamente en manos del médico tratante. Es el único producto de la colmena al cual no podemos considerarlo un complemento de la dieta; y si esto no bastara, remitámonos a su nombre: Veneno

La apitoxina es: Antiinflamatoria, analgésica, vasomotora e inmunoactivante, principalmente.

Ya hemos visto que también tiene efecto hipotensor y antineoplásica. También incrementa la acción fibrinolítica de la sangre; esto es disolver los pequeños obstáculos (trombos) que pueden formarse dentro de los vasos sanguíneos, taponándolos y produciendo infartos, por ejemplo.-

En base a ello, tenemos que sus indicaciones más conocidas (Siempre de acuerdo al criterio del médico tratante) serán: Depresión del sistema inmunológico, que puede presentarse como anginas o pequeñas infecciones y/o resfríos o gripes a repetición. Trombosis arterial y/o venosa, ya sea esta coronaria, cerebral y/o varicosa. Hipertensión, asma bronquial, displasias, neoplasias. Neuralgias del ciático, facial, trigémino y/o cualquier otro nervio. Dolores e inflamaciones de todo tipo, ya sea de tejidos blandos o duros. Artritis, artrosis y reumas (quizás la aplicación más conocida). Síndromes alérgicos varios.-

Siempre la elección de la dosis y lugar de aplicación correrán por cuenta del médico tratante. Asimismo, la duración del tratamiento estará condicionada al tipo de patología, constitución física y estado del paciente.-

Un párrafo aparte merecen los síndromes alérgicos (de cualquier tipo) y las enfermedades por autoinmunidad, como por ejemplo artrosis y reumas. En el primer caso –alergias- el organismo hace una respuesta de defensa equivocada y desencadena el proceso. El origen es un error en las defensas del individuo, con un desencadenante (que es el agente que “causa” la alergia). En los procesos por autoinmunidad, las defensas reaccionan contra el propio organismo, dañándolo, reuma por ejemplo. La apitoxina actúa en estos casos –principalmente- como inmunomodulador, corrigiendo el error en las defensas y llevándolas a su verdadero cauce. Es obvio que cuando hablamos de reumas o artrosis, también facilita la posterior cicatrización al ser estimulante de la macro y microcirculación (recordemos que los huesos tienen una circulación sanguínea pobre), y por si esto fuera poco, su acción analgésica y antiinflamatotia llevará alivio al paciente, mejorando su calidad de vida.-

Como en los otros productos de la colmena, el efecto benéfico de la aplicación de apitoxina será muy rápido en cuanto a medirlo por los síntomas más molestos, como el dolor o la inflamación. Pero es necesario recordar que esto corresponde al efecto inmediato (de alivio) de la apitoxina, y que lo correcto es el tratamiento integral a largo plazo, que en muchos casos tendrá efecto curativo o de detención de la enfermedad al menos. Corresponde aclarar que el tratamiento a largo plazo con apitoxina no tiene ninguna contraindicación, pudiendo usarse la misma todo el tiempo que sea necesario, ya que tampoco hay acostumbramiento o resistencia.-

El efecto antiinflamatorio

la apitoxina estaría mayormente dado por el aumento de cortisol plasmático: corticoide natural que no tiene las contraindicaciones y desventajas de los de síntesis. Aparte de las glándulas suprarrenales, también estimula la hipófisis.-

La acción analgésica

podría deberse a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas (mediadores químicos del organismo con gran participación en el proceso del dolor). También se explica por la normalización del sistema hormonal que comprende Hipófisis-Hipotálamo y suprarrenales (ya mencionado antes). También estaría bloqueado el impulso nervioso que lleva la información del dolor a nivel de las sinapsis ganglionares (acción gangliolítica).-

La acción vasomotora,

de mejorar la circulación (local y general) estaría mayormente influenciada por la apamina, histamina e hialuronidasa, como ya se vio previamente.-

B. N. Orlov resume la intensa acción biológica del veneno de abejas como sigue: 1- El veneno de abejas, en dosis terapéuticas, aumenta la actividad funcional del sistema hipófiso-suprarrenal y moviliza las fuerzas protectrices del organismo. 2- La mellitina y demás péptidos ejercen una fuerte acción antiarrítmica y presentan cualidades cardioestimulantes. 3- El veneno de abejas ocasiona hipotensión y dilata los vasos cerebrales. 4- El veneno de abejas entraña el desarrollo de los varios reflejos protectores. 5- El veneno de abejas inhibe la formación de edemas y alivia el dolor. 6- En dosis terapéuticas, el veneno de abejas mejora el proceso de microcirculación. 7- El veneno de abejas incrementa la actividad fibrinolítica de la sangre. 8- El veneno de abejas se muestra un activo agente inmunológico. (Tomado de: Apitoxina – Su uso en medicina. Prof. Nestor Urtubey)

Este resumen de investigaciones científicas, agrega algo más a lo comentado: La acción antiarrítmica y cardioestimulante del veneno de abejas.-

El uso del veneno de abejas, tiene una contraindicación absoluta.

Es la persona alérgica al mismo. Fuera de ello, como contraindicaciones relativas, en las que habrá que evaluar el riesgo/beneficio, se encuentran los cardiópatas descompensados, diabéticos crónicos, hemofílicos, pacientes con insuficiencia renal y embarazadas.-

La discusión en cuanto a que si es mejor el ser picado con abejas o ser tratado con apitoxina procesada, será eterna. Respecto a las ventajas de la apitoxina procesada; son varias, entre ella el haber purificado el producto, habiendo sacado parte de las fracciones más peligrosas o urticantes. Evitar las molestias de las picaduras y las poco probables malas consecuencias como infecciones o tétanos. Los defensores de la abeja, sostienen que no hay mejor depósito para el veneno que la abeja misma, que el mismo no ha perdido las fracciones volátiles que desaparecen en el secado; y por sobre todo, que es mucho más barato.-

Personalmente coincido con ambas posturas. Trato a pacientes con apitoxina purificada con excelentes resultados; y me trato involuntariamente con las abejas en mi trabajo en el apiario. Quizás sea conveniente agregar que a los fines de la comodidad, sobre todo para el paciente y médico de las ciudades, es más conveniente un pequeño frasco con una jeringa para su aplicación intradérmica o subcutánea en el momento y lugar que quede cómodo, que no un enjambre zumbando sobre sus cabezas.

La apitoxina purificada, puede ser usada, como ya vimos en forma subcutánea o intradérmica, y en algunos casos que así lo requieran puede ser intraarticular o por goteo endovenoso.-

Otra alternativa de aplicación de la apitoxina son las cremas o pomadas con la misma. Estas están más indicadas en problemas puntuales como picaduras,

traumatismos o dolores de cualquier tipo.


“El veneno de abeja se puede usar contra el ‘cáncer de cerebro’”

El medio turco Aydinlik ha publicado un artículo sobre la posibilidad de utilizar venenos como medicamentos. Por ello, hace referencia a la investigación realizada por Ernest Giralt, líder del Laboratorio de Diseño, Síntesis y Estructura de Péptidos y Proteínas del IRB Barcelona, sobre el uso de veneno de abeja como estrategia para eliminar las células cancerígenas de forma selectiva.
Enlace a Aydinlik

Debiendo ser aplicadas en la zona afectada con un suave masaje para facilitar la penetración de los componentes activos. Recordando siempre, que por más que su uso sea más “casero” que la inyección o picadura, los componentes activos atraviesan la piel y pueden ocasionar problemas por extensión de sus efectos; o desencadenar un ataque de alergia en la persona sensible.-

Reagrupando lo anterior: El veneno de abejas puede usarse o es de indicación concreta en:

– Estados de bajas defensas y/o defensas alteradas.- – Enfermedades por autoinmunidad (Reumas, Lupus, etc.)..- – Alergias, incluso asma bronquial.- – Hipertensión arterial, en los estados I y II como complemento del tratamiento

base.- – Afecciones reumáticas (miopatías, poliartritis, cardiopatías reumáticas).- – Espondiloartritis deformante.- – Poliartritis infecciosas no específicas.- – Traumatismos, inflamaciones y dolores de todo tipo.- – Úlceras tróficas.- – Afecciones del sistema nerviosos periférico (radiculitis, inflamaciones, neuralgias,

polineuritis, etc).- – Iritis e iridociclitis.- – Vasculopatías quirúrgicas (tromboflebitis, endarteritis, enfermedad aterosclerótica

de los vasos periféricos, etc.).- – Tireotoxicosis en grado I y II.- – Síndrome de Meniere.- – Psoriasis.- – Infiltrados inflamatorios.- – Síndrome migrañoso, – Eczemas.- – En terapias de desensibilización.- – En displasias y neoplasias.- – Enfermedades virosicas.- Esta enumeración no acaba aquí, sólo pretende reagrupar algo de los múltiples usos del veneno de abejas.-

En cada caso será el médico tratante el que decidirá si la terapia de base es con el veneno o si este será un coadyuvante.-

Idénticas consideraciones corren para las dosis, lugares de aplicación, frecuencia y duración del tratamiento.-

Cabe agregar que la apitoxina extraída de la abeja (veneno seco y sin purificar) es muy estable a menos de 4a C, pidiendo ser conservada sin problemas hasta por cinco años.-

Antes de pasar al primer apéndice, que contiene la formulación conocida de la apitoxina, digamos que la misma es un líquido transparente, de olor propio y reacción ácida, que al contacto con el aire cristaliza rápidamente y pierde gran parte de sus fracciones volátiles.-

Para recordarlo Fragmento editado por la Dra. Nora Inés Silvestre.-

Al ser inyectado por la abeja, el veneno actúa en el organismo del huésped como noxa (agente agresor) o cuerpo extraño y como antígeno.-

Al ingresar como cuerpo extraño rompe los tejidos y activa la Fosfolipasa A, y esta a su vez a los fosfolípidos de membrana, surgiendo de esta manera el ácido araquidónico. De éste se desprenden las distintas líneas de elementos productores de inflamación, con las características típicas: Tumor, calor, dolor y rubor

Cuando el elemento extraño (veneno) ingresa al organismo, puede a su vez, actuar como antígeno, (es decir, capaz de causar alergia), uniéndose así a las células cebadas, las que liberan “histamina”, causante de las reacciones típicas de alergia, como ser: Inflamación, prurito, enrojecimiento de la cara y otros tipos de edemas.-

También se libera “bradiquinina” que junto con las prostaglandinas, son causantes de dolor.

Todo esto trae una mayor salida de elementos de los vasos sanguíneos, con edema e hinchazón, vasodilatación con enrojecimiento y calor. Todos estos procesos que son normales con la entrada común de una noxa (cuerpo extraño), se ven aumentados en el veneno de abejas ya que estos intermediarios químicos que se liberan naturalmente en el organismo humano, están en su composición.-

RESUMIENDO: La agresión sobre los tejidos trae liberación de intermediarios químicos, produciendo inflamación, con sus características de dolor, calor, color y rubor; o bien actúa como estimulador del sistema inmunitario con aumento en la liberación del cortisol circulante, corticoide natural del organismo, liberado por la corteza suprarrenal. Ese es el mecanismo con el que, aparentemente, se utiliza para fines terapéuticos. También puede actuar como antígeno con liberación de histamina, la que actuará sobre los órganos “blanco”, produciendo sobre los vasos dilatación con disminución de la presión arterial, la que al ser masiva puede ocasionar shock y aumentar la permeabilidad capilar produciendo edema; sobre los bronquios: constricción; y sobre las terminaciones nerviosas: las estimula produciendo dolor, prurito y efectos indirectos.-

En conclusión: El veneno actúa produciendo: inflamación, dolor, estimulación del sistema inmunitario y/o reacciones de hipersensibilidad (alergia). Es así como vemos según el huésped (individuo aguijoneado) que pueden aparecer:

Signos clínicos 1- Reacciones no alérgicas

1-a: REACCIÓN INFLAMATORIA BANAL: La que ocurre con una simple picadura, y que se caracteriza por un dolor que desaparece en pocos minutos o segundos; es una simple inflamación.- TRATAMIENTO: No aplicar alcohol ni otros antisépticos para evitar la estimulación de los sacos contráctiles de los aguijones; sí se pueden usar después de la extracción de los aguijones.-

Extraer el aguijón por raspado lateral con la uña o borde de un cartoncito o cuchillo. No usar pinzas ni presionar la piel. Aplicar compresas de agua fría, hielo, aliviará el prurito. Evitar el rascado pues facilita la distribución del veneno. Colocar la extremidad afectada a nivel más bajo del corazón.-

1-b: REACCIÓN TÓXICA: Es cuando se habla de toxicidad; generalmente se debe a grandes dosis (recordar que un aguijonazo transmite de 0,1 a 0,5 mg. De veneno, por eso si simultáneamente se reciben cientos de ellos, hay que multiplicar por esa cantidad la dosis), ocasionando por lo tanto una reacción de este tipo.-

Esto puede ocurrir en un individuo que no es alérgico, y que al recibir un centenar de picaduras, puede tener fiebre, pero si los aguijonazos (varios cientos) son simultáneos pueden ser mortales, aunque la literatura cita el caso de un hombre de 30 años que sobrevivió a 2243 picaduras.-

Recordar que no son acumulativas, deben ser simultáneas, es decir, recibir varias de ellas juntas.-

Síntomas: Vómitos, disnea, taquicardia, trastornos de la coagulación, shock, muerte.-

Es útil señalar que el veneno de abejas es tan tóxico para el hombre como el veneno de serpiente, en lo que respecta a la cantidad de veneno inyectado, ya que varios centenares de picaduras equivalen a una sola picadura de serpiente (*).-

Las reacciones tóxicas pueden ser agudas o retardadas. En este último caso habría nefropatías o coagulación intravascular diseminada.-

Muchos apicultores están acostumbrados y ampliamente inmunizados, pudiendo recibir decenas de picaduras sin sentirse mal. Aparentemente se hacen tolerantes, es decir que a medida que van incorporando dosis de veneno, el organismo se acostumbra y ya no reacciona como las primeras veces (esto no está totalmente comprobado científicamente).-

TRATAMIENTO: Aplicar compresas frías o agua corriente a chorro, para producir vasoconstricción periférica temporal. Retirar aguijones evitando el raspado y lesión de la piel. Si hay vesículas (o ampollas) no romperlas.-

Es conveniente estar bajo control médico por si aparecen síntomas clínicos de otras alteraciones por la toxicidad, ya que no sólo alcanza con usar corticoides o adrenalina.-

2- REACCIONES ALÉRGICAS

Las alergias se producen luego de la segunda vez que entra el agente causante, ya que en la primera vez el antígeno es capaz de generar anticuerpos, y en su segunda entrada estos lo desconocerán y, en un excesivo celo por proteger al huésped, lo atacarán provocando la alergia.-

En dosis independientes, es decir con una gotita o con un litro de ese veneno se produce la misma reacción.-

La reacción no avanza en estadíos, el organismo reacciona siempre igual al mismo antígeno; por ejemplo: si da prurito siempre produce lo mismo (**). A veces una persona que nunca fue alérgica puede hacerse alérgica, porque el organismo desconoció el antígeno y provoca cualquier reacción.-

Por suerte, según la literatura se da con una frecuencia de 1,5 a 4 por mil. El faraón Menes, hace 5000 años, falleció de una picadura de abeja. Desbret, en 1765, diagnosticó una muerte por lo mismo.-

La alergia al veneno comienza a ser investigada científicamente a partir de 1930.- Las reacciones de alergia pueden ser: Inmediatas y mediatas o retardadas (luego de un tiempo).- A- Reacción de alergia inmediata: Son las más frecuentes, con el resultado de la degranulación de las células cebadas y liberación de histamina.-

Según autores americanos las Reacciónes se dividen en cuatro estadíos:

Estadío 1: Reacción local severa. El punto de picadura edematizado, dolorido, enrojecido, con tendencia a aumentar al paso de los días.

Estadío 2: Reacción general ligera. Reacciones sistémicas a los 10 minutos de la picadura. Urticaria general acompañada de prurito, malestar y ansiedad.

Estadío 3: Reacción general moderada. Las mismas reacciones generales más edema de Quincke, con signos respiratorios, aumento de tamaño de la lengua, dolores abdominales, náuseas, vómitos y/o diarreas. El mismo sujeto puede pasar del estadío 2 al 3.

Estadío 4: Shock anafiláctico. Vasodilatación generalizada, caída de la presión arterial, síncope. En casos extremos la muerte sobreviene con colapso generalizado e incontinencia de esfínteres.-

B- Reacción de alergia retardada: Son reacciones que sobrevienen 15 días después. Mucho menos común que la de reacción inmediata. Tipo de enfermedades séricas, pueden traer manifestaciones neurológicas, como deterioro intelectual progresivo, coma o muerte por encefalitis, ataxia o síndrome meningítico.-

DIAGNÓSTICO: Debe ser realizado en centros especializados en alergia.

TRATAMIENTO DE URGENCIA:

Adrenalina al milésimo (0,2 a 0,5 ml) (***) y corticoides de acción rápida (por vía general). En ese caso internar los y medicarlos con suero.-

Como preventivo pueden usarse corticoides, antihistamínicos o cromoglicato (por vía general).-

No sacarlos de la urgencia con antihistamínicos. En casos de edemas agudos administrar primero adrenalina al milésimo y conjuntamente el corticoide.-

En casos muy urgentes, realizar traqueostomía.- La explicación de por qué se usa adrenalina y corticoide se debe a que la célula que libera la histamina es el mastocito o célula cebada. Esta histamina actúa sobre el órgano blanco (puede ser cualquiera, supongamos el pulmón o la glotis) uniéndose a un receptor que la reconoce: Entonces, una vez que liberó y comienza con los síntomas – Ejemplo: broncoconstricción o edema de glotis- es porque el receptor ya se unió con la histamina; por ello, al dar la adrenalina actuará en ese órgano blanco produciendo broncodilatación y vasoconstricción, disminuyendo los síntomas clínicos. El corticoide hace lo mismo pero con otro mecanismo de acción, ya que primeramente tiene que cumplir con otros pequeños mecanismos, por eso tiene un tiempo latente de acción que en un caso tan grave puede hacer que se muera antes el paciente. ¿Por qué no administramos adrenalina solamente?. Porque su acción es muy corta y tenemos histamina todavía pegada al receptor. ¿Por qué no recomendamos antihistamínicos?. Porque éste impide la unión de la histamina al receptor y en este caso ya están unidos, por ello solamente sirve para prevenir. En aquellos casos que se sabe que la persona es alérgica se prescribe antes. El mecanismo de acción del corticoide es estabilizar la membrana del mastocito, por ello impide que se libere la histamina.-

¿Qué riesgo tenemos con la administración de adrenalina?. Dentro de otras acciones, esta aumenta las cuatro propiedades del corazón, con aumento de la fuerza de contracción, taquicardia, aumento de la presión arterial. Es riesgo en un paciente cardiópata o hipertenso, pero, a no olvidarse, en este caso el beneficio supera el riesgo.-

¿Qué riesgo tenemos con la administración del corticosteroide?. Aquí también el beneficio supera el riesgo.-

Medidas preventivas para evitar accidentes

Es importante que el apicultor evite que aquellas personas que no estén en contacto con las abejas, puedan ser víctimas de un ataque; para ello se recomienda: Ubicar el colmenar a una distancia razonable de los centros poblados, caminos transitados por peatones o rutas. Proteger, de ser posible, el colmenar con cercos, para evitar el choque de abejas con animales.-

Proteger con velos a los visitantes del colmenar. Recordar que atacan a sujetos que las molestan, que usan vestimentas de colores vivos o están perfumados.-

Terapéutica con veneno

Actualmente se habla mucho de tratamientos de artritis o artrosis, etc. con veneno de abejas. Aunque empíricamente, hace muchos años que se está usando, se cree que el mecanismo de acción es el aumento del cortisol circulante.

Nuestro organismo diariamente libera cortisol que nos prepara para estar alertas, pero, este cortisol disminuye al mínimo durante la noche, que es cuando tenemos sueño, cercano a las dos de la mañana, por eso esta es la hora en que más nacen o mueren las personas. Está todo disminuido basalmente, a las 8 hs. ya está el pico aumentado, y nosotros preparados para la lucha diaria. Este cortisol es un corticoide natural, liberado por la corteza suprarrenal. Los corticoides tienen la propiedad de ser excelentes antiinflamatorios, por ello se cree (no ha sido corroborado científicamente este dato) que ese es el mecanismo de acción. Usado localmente actúa como revulsivo, aumentando los elementos en la zona de aplicación.

APLICACIÓN: Algunos usan el veneno extraído con trampas de venenos, pero en el último Congreso APIMONDIA en Brasil, tuve el gusto de escuchar al Dr. Drovodrova, el especialista número uno mundialmente conocido en apiterapia, quien dijo que sigue usando la apipuntura. En la zona que previamente decide usa dos o tres abejas para que le piquen (antes pasa una anestesia de superficie), ya que él consideraba que nada estaba más protegido, ni tan manipulado como estaba en la abeja misma.-

Para terminar este trabajo quiero recordar que todo el tema apiterapia está todavía en estudio, que no podemos recomendar o insistir a alguien para que reciba el aguijonazo, porque no sabemos cuál de las reacciones arriba mencionadas tendrá. Se puede si hablar de lo que empíricamente todos sabemos, ya que los productores no tienen enfermedades reumáticas, pero recordar que los médicos especialistas son los entendidos en estos temas. Ahora bien, creo que a nadie le causa más placer que algún médico entendido en el tema nos derive a nuestro apiario a la persona que necesita recibir el veneno. A esos pacientes, brindemosle lo mejor que tenemos: Nuestras abejas.-

Dra. Nora Inés Silvestre

(*) Se plantean algunos puntos de discrepancia con este interesante trabajo. Uno de ellos es la comparación del veneno de abejas con el de las serpientes. En general son muy distintos y tienen un mínimo de elementos comunes. Básicamente se puede decir que los venenos de serpiente son irreversibles (lo que dañaron no se recupera) y los de abeja,

no. Considero que no hay punto de comparación, pero queda el espacio abierto al diálogo.-

(**) La tolerancia en alergias no es muy comprobada. El alérgico lo es de nacimiento (lleva su carga genética) y el que no lo es no lo será nunca. Influyen otras variables, ya que la alergia está relacionada (o disparada) en más de un 50% a la parte emocional; y no es lo mismo saber “que la picadura no me hace nada” a tener alguna duda o temor al respecto. Lo que si varía es la capacidad (o entrenamiento) del organismo muy picado para remover con mayor velocidad los tóxicos actuantes.-

(***) El uso de la adrenalina es patrimonio y riesgo exclusivo del médico. En la urgencia, el corticoide endovenoso es suficientemente rápido y trabaja sobre todo el organismo. Vale más que el alérgico (o el dudoso) tomen prevenciones, a que arriesgar un tratamiento posterior.-

Composición del veneno de abejas

Clase de Componente Porcentaje nmol/picadura Compuesto Peso seco Enzimas Fosfolipasa A2 10-12 0,23 Hialuronidasa 1-2 0,03 Fosfomonoest. A 1,0 – a-D-Glucosidasa 0,6 – Lisofosfolipasa 1,0 0,03

Polipéptidos Mellitina 40-50 10-12

Mellitina-F 0,01 0,003 Apamina 3,0 0,75 Péptido 401 2,0 0,60 Secapina 0,5 0,13 Tertiapina 0,1 0,03 Inhib. Proteasa – – Procamina A, B 1,4 2,0

Bajo Peso Mol. Histamina 0,66-1,6 5-10

Dopamina 0,13-1,0 2,7-5,5 Noradrenalina 0,1-0,7 0,9-4,5

El veneno de abejas tiene una densidad de 1.131/3. De reacción ácida, con un 88% de su peso en agua.-

También tiene en su formulación: Ácido fórmico, Ácido Clorhídrico, Acido Ortofosfórico, Colina, Triptófano (aminoácidos).-

Microelementos como: Hierro, yodo, potasio, azufre, cloro, calcio, magnesio, manganeso, cobre y zinc, entre otros compuestos.-

También ácido γ-aminobutírico, glucosa, fructosa, fosfolípidos, aminoácidos y feromonas.-

El veneno seco presenta hasta un 0,4% de Fosfato de magnesio, al cual se le atribuyen muchas de las propiedades de la apitoxina.-

Es muy rico en sustancias nitrogenadas, ácidos volátiles y diastasas, aparte de las ya nombradas.-

Otra de las sustancias, el Isoamilacetato ha sido identificado como la feromona que induce al ataque de otras abejas.-

A esto cabe agregar que la totalidad de los componentes aún no ha sido dilucidada. Sólo se hace mención a los que han sido plenamente identificados, y en algunos casos cuantificados